martes, 17 de marzo de 2015

Baby-Led Weaning (BLW)


baby-eating-carrot_
La expresión BLW, siglas de Baby-Led Weaning, es un método de alimentación complementaria muy extendida en Estados Unidos y que está llegando a Europa. Se suele traducir como “alimentación autorregulada por el bebé”; este método sigue la forma de pensar de la crianza con apego, en el que se asume la buena voluntad del bebé y se confía en sus capacidades, y consiste en que desde que comienza la introducción de alimentos se deja que el bebé coma solo.
Según el BLW, se permite al bebé conocer nuevos sabores, olores y texturas, enseñando al bebé a elegir respetando sus decisiones y permitiendo al pequeño comer a su ritmo. Así, los padres simplemente suministran la comida al bebé dejándole espacio para que decida qué quiere comer, cuanto y en qué orden.
Esta opción para alimentar al bebé, además de estar de moda, viene avalada por estudios como éste de Reino Unido y que explica que al respetar los ritmos de hambre y saciedad del bebé se evita que coman más de lo que necesita: además si se ofrecen alimentos diversos al bebé éste es capaz de comer equilibradamente.



Baby_eating_an_apple_op_400

¿Por qué es bueno el método BLW?

-Dejando al bebé las decisiones sobre la comida le enseñamos el placer de comer, evitando que asocie ideas negativas con la comida.
-Desarrolla los sentidos y la capacidad manual al conocer nuevas texturas, olores y sabores y manejar nuevas comidas.
-Se mejora la comunicación entre el bebé y los padres, ya que se presta atención a las necesidades del bebé confiando en él y relajando la sensación de control.
-Mejora la dieta de la familia: Si se permite al bebé comer del plato de los padres éstos tendrán que adaptar su dieta a comidas sanas y nutritivas, buenas tanto para el bebé como para ellos.



Inconvenientes del BLW

Como cualquier otro método, además de ventajas tiene algunos inconvenientes, deben ser los padres los que decidan si compensa o no este método. Estos son los más importantes:
0baby-eating
-No apto para maniáticos de la limpieza: El método BLW, al permitir que sea el bebé quien manipule la comida desde que es muy pequeño, lo que evidentemente supone que el peque manchará mucho con bastante probabilidad. Es mejor que este método se ponga en práctica en sitios de la casa fáciles de limpiar (mejor que se ensucien los azulejos que una pared pintada), con babero grande (mejor con mangas) y muchas servilletas a mano. Cuando el bebé está lleno jugará más con la comida, por lo que conviene retirársela. A cambio de todo el lío, ¡la experiencia puede ser muy divertida!
-Miedo al atragantamiento: Con este método se ofrecen a los bebés alimentos sin triturar, en trozos, dejando que los coma solo y aprenda a masticar aún sin dientes. Esto puede causar temor a que el bebé se atragante, aunque resulta muy improbable que esto suceda, sobre todo con la obligatoria supervisión de los padres. En caso de sufrir este temor se puede suavizar el método dejándolo todo en trocitos mínimos antes que sufrir innecesariamente, ya que el bebé capta muy fácilmente los sentimientos de los padres y no es conveniente que relacione algo negativo con la comida.
baby-eating-a-banana

Cómo iniciar el BLW  con el bebé

El mejor momento para comenzar con este método es antes del primer año, una etapa de gran crecimiento y de descubrimiento del mundo para el bebé; eso sí, es importante que los peques ya se queden sentados correctamente ellos solitos antes de empezar a comer sólidos por su seguridad. Hay que tener en cuenta las limitaciones del bebé y entenderlas, ya que la psicomotricidad del pequeño tarda en desarrollarse. Para ello se puede ayudar al bebé cuando tenga dificultades para comer algún alimento, ofreciéndoselos y sin obligarle a tomarlos si no los quiere.
El bebé aprende antes a coger porciones grandes y morder los bordes, más adelante empezará a usar el índice y el pulgar como pinza pudiendo coger pedacitos más pequeños. El siguiente paso sería el tenedor, más sencillo de utilizar para ellos que la cuchara.
Sobre la comida que se debe ofrecer al bebé, hay que usar el sentido común. Se trata de poner al alcance del pequeño comidas variadas, pero éstas deben ser sanas y adecuadas a su edad: lo ideal es consultar la dieta con su pediatra. Por ejemplo, desde los 6 meses son adecuados los cereales, la fruta, la verdura y la carne y el pescado cocidos.
Con los meses se introducirán nuevos alimentos y formas de cocinar hasta que acabe comiendo lo mismo que los demás, ya estando avanzado el primer año del niño. Por supuesto, los alimentos deben ser saludables para que el bebé se acostumbre a comer de forma sana, limitando en lo posible el azúcar, grasas saturadas y  similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario